Los Hijos de Dios vs los Hijos de los Hombres

Estimado lector, usted debe tener presente que algunos enlaces  no funcionan correctamente, ya que por la antiguedad de los mensajes es probable que hayan sido eliminados o movidos a otros sitios web.

Los Hijos de Dios vs los Hijos de los Hombres

Este artículo se revisó por última vez en: Jun/26/2012

En este artículo trataré un tema que a mi juicio es de interés para muchos Testigos de Jehová (TJ), es importante precisar que no afirmaré que en la Biblia no se hable en Génesis 6:4 [*] de los presuntos nefilim, explicaré es que según la misma Biblia los ángeles no tienen sexo, tal y como lo muestra Mateo 22:30 al decir: “Porque cuando resuciten, ni ellos ni ellas se casarán, sino que serán como ángeles en el cielo” (Biblia de América) por lo tanto, al aplicar lo anterior a la lógica de la Sociedad Watchtower (multinacional que representa a la secta de los Testigos de Jehová) éstos seres son diferentes, como perros y ovejas, que no pueden procrear y ni menos sentir atraccción sexual los unos por los otros.

Sin embargo, para la Watchtower y los que han seguido su exégesis “Rutherfordiana” deben partir del hecho que la Escritura no menciona palabra alguna para “materialización”, creación o cosa similar con cuerpos carnales. Pues lo anterior difiere con lo expresado en el libro “Usted puede Vivir para Siempre en el Paraíso en la Tierra” [Spe-S] párrafo 10, “estos ángeles y sus esposas tuvieron hijos. Pero estos hijos eran diferentes. Siguieron creciendo y desarrollándose hasta que llegaron a ser gigantes”. El hecho es que nada en el texto habla de esos cuerpos, mas bien lo da por hecho, lo que daría pie para decir que se trata como lo dijeron los padres de la Iglesia Romana, de los hijos de Set.

Dice el libro “Usted puede Vivir para Siempre en el Paraíso en la Tierra” [Spe-S]“se hicieron”. Ellos podrían arguír: “en ningún momento decimos crear”. Podría aceptarse, pero hacer, es sinónimo de fabricar, elaborar, manufacturar, y si así fuera, tomándolo en un cierto sentido como equivalente al de “materializar” sería como si los diablos hubieran fabricado “disfraces de caucho” = elementos parecidos a cuerpos humanos, pero entonces mucho menos dice el texto que esos cuerpos hechos, elaborados, manufacturados o bien, “materializados”, llegasen en todo a funcionar como verdaderos y auténticos cuerpos humanos creados por YHWH.

En otras palabras, esa materialización, no eran auténticos cuerpos humanos, ya que sólo Dios puede crear, por eso no se podían reproducir. Argumentan los Testigos de Jehová que los ángeles y Jesús matrializaron cuerpos para poder ser vistos, sin embargo, la Biblia dice lo contrario, fue Dios quien abrió los ojos para que pudieran captar esos espíritus. Por ejemplo: la burra de Balaam que “ve” al ángel; Eliseo a quien YHWH abrió los ojos para que viera la montaña cubierta de carros de fuego (2 Reyes 6:17). Pregunto ¿“materializó” Dios carros de fuego? Otro caso igual es el que narra el libro de Daniel cuando Sadrac, Mesac y Abednego son ingresados en el horno ardiente, ¿no será mejor pensar que YHWH abrió los ojos de Nabucodonosor para poder ver el ángel?

Considero que es peligroso poner nuestras ideas en el texto. Por otra parte, si decimos a un Testigo de Jehová que se atenga al texto de la Traducción del Nuevo Mundo (TNM), sería válido preguntar ¿dónde encuentran eso de “se hicieron para sí cuerpos carnales”? esas inquietudes quedan para todos los que siguen una exégesis similar, creyendo en dichos nefilim, o gigantes, cuya estatura, tampoco se precisa, y la que es necesaria para detererminar si efectivamente son, o no gigantes.

Ahora bien, en la Escritura se habla de los rafaítas (refâhîm) quien dentro de esta raza de gigantes se encontraba Og rey de Basán, cuya cama, media cuatro metros cincuenta de largo y dos de ancho. (Deutronomio 3:11 [†]) por lo tanto éste dato nos permite deducir que los rafaítas (refâhîm) al menos en el concepto israelítico eran gete de estatura extraordinaria, igual que los anaquitas, por lo tanto no es descabellado leer estas líneas como “gigantes” aplicádolo a tribus etnológicamente distintas.

A lo anterior se debe sumar la imposibilidad fisiológica de que los hombres de “fama” fuesen perfectamente funcionales, y en vez de ello sólo fueron, un grupo de pobres discapacitados, que si acaso, alcanzaron a ser exhibdos en los circos de la época, en caso de haber existido, mostrandolos como monstruos raros.

Continuando con lo que enseña verdaderamente la Escritura, encontramos las palabras de Jesús que nos dicen que los ángeles ni se casan ni se dan en matrimonio, (Mateo 22:30) creando un problema a quienes tratamos de explicar a los Testigos de Jehová, tan simple asunto, pues los seguidores de la torre, creen más en Brooklyn que a Jesús, quien después de todo no ocupa papel alguno en su sistema.

Además, recordemos que el concepto de “materializar”, no cabe, pues tampoco puede catalogarse como palabra bíblica y si acaso se hubiera dado, serían cuerpos no funcionales, como modernos hologramas o “docetosomas” = cuerpos aparentes, no funcionales ni aptos para reproducirse. De lo contrario, si los ángeles caídos hubieran tenido la facultad de adoptar cuerpos funcionales, es decir, capaces de reproducirse sea por (“materialización” o mejor por “watchtowerización”) eso indicaría que ellos son creadores, privilegio que según los mismos Testigos de Jehová, le pertenece sólo a Jehová. Pero al parecer la Sociedad Watchtower como endemoniada que es, le da ese privilegio a su jefe Belzebú.

Otro aspecto que se debe resolver y analizar es “el deseo procreativo de angeles” buscando “cruzar la especie” o cuando solo por interés reproductivo, machos y hembras buscan aparearse, pero Rutherford, afirma en el libro “Creación” que los ángeles “satisfarían sus deseos carnales” con humanas. Pregunto ¿cual ser humano satisface sus deseos carnales con una tortuga?.

Lo anterior es seguido en la página 93 del libro “Usted puede Vivir para Siempre en el Paraíso en la Tierra” [Spe-S] pues la pregunta número 9, al final de la página dice: “¿por qué vinieron los ángeles a la tierra?” y al colocar a Génesis 6:2 implica que los  ángeles desearon primero las hijas de los hombres lo que es imposible, ya que tratándose de ángeles, que son una especie diversa a la de los humanos, no podrían sentir ninguna atracción, (en caso de que pudieran llegar a sentirla, si buscaran procrear) por ningún miembro de la especie humana, pues esto violaría la misma regla bíblica que ellos invocan en el caso de la evolución: Génesis 1:25, es decir, que sólo entre miembros de la misma especie puede darse la reproducción. No olvidemos que el único objeto de la atracción sexual, es la reproducción y según Jesús, los  ángeles no se reproducen sexualmente, solo fueron creados por Dios.

Por otra parte, la “Perspicacia” tomo 2, en la página 473, reconoce, que los gigantes ya estaban en la tierra antes de que los presuntos ángeles o mejor “los hijos de dios” (nombre con el que se llama también a los humanos [‡]; tomaran mujeres. (Gén. 6:4) Es decir, que estos gigantes no son el producto de imposibles uniones, eso sería ni más ni menos, el mito griego de la diosa que se enamora de un toro y se convierte en vaca, para copular con éste.

Insistiendo sobre lo que enseña la secta de los Testigos de Jehová en el libro Vivir para Siempre [Spe-S] en la página 93, párrafo 8, cuando afirma: “se hicieron para sí cuerpos carnales como los de los humanos” notemos que no se usa la palabra “materializar” por lo tanto, tenemos que eran hibridos; verdaderos diablos humanos, humanados o encarnados, lo que ellos niegan para Jesús, es más, se podrían tomar sus palabras y decir: “YHWH tomó la vida de esos ángeles, como tomó la de Miguel y la trasfirió a la matriz de las mujeres”, lo que se constituiría en una idiotez.

Luego se nos dice que los diablos “se deshicieron de sus cuerpos carnales” o sea que no los desmaterializaron, sino simplemente, los desecharon como trajes viejos pero en el final del párrafo 10, dice que “Jehová trajo el Diluvio. En éste se ahogaron los gigantes, o ‘nefilim…’”, lo cual es imposible segun Deutoreonomio 3:11, donde se afirma que Og, era el último de los gigantes y eso fue siglos despues del diluvio, ademas no se dice que Og era nefilim, sino refaím, o sea otra raza. El hecho claro es que segun este pensamiento los diablos si podian crear como Jehová, pero para el mal, o sea no todo lo creo Él.

Entonces si Og era gigante y tambien Goliat, ellos habrían muerto en el diluvio, entonces ¿miente la Biblia o los Testigos de Jehová?

Es más vale la pena pensar que el diablo conocía su naturaleza angelical, sabía que eso no era posible, supongamos que el cuerpo carnal que tuvieran, estos seres hubiera funcionado, los espermas que emitia, en esa presuntas relaciones, eran totalmente humanos, puesto que como ángeles no tenían semen o digamos que si lo hubieran tenido, no afectaba ni impregnaba ovulos femeninos, como sucede si a una mujer tiene relaciones con un perro, así este eyacule. Y aunque muchas mujeres lo ha hecho, ninguna ha parido un “human-can” (hibrido de genes de mujer y de perro) esos cruces de especie, no son posibles, por eso los nefilim, son una imposibilidad genética.

Por lo tanto, cuando nos ocupamos de estas afirmaciones de la Escritura, que son enigmáticas y oscuras en sí, debemos tener en cuenta, sino todo, si al menos lo más significativo que se ha dicho durante los pasados siglos, al tratar de desentrañar su significado. Las afirmaciones de Génesis 6:1, translucen la cultura literaria del antiguo oriente próximo, la cual en ningún momento corre independientemente de la fe que profesan esos pueblos.

El hecho de que esas narraciones han hecho su aparición en el canon, no indica que se asuman con todos los perfiles que tuvieron en el momento de ser creadas, pero subsiste siempre su base “mito-politeista” la cual siempre suscitó la imaginación de las Padres de la Iglesia, así como la había suscitado antes la de los rabinos, toralistas y cabalistas, la presencia de esos relatos: “los elohím”, habrían encontrado un interés inusitado en la hembras humanas.

En ese entonces, la posibilidad de “cruces interraciales” entre mundos de diversa naturaleza, no se veía como una imposibilidad biológica, sino que era la consecuencia de la irrupción de lo divino en el ámbito humano. Hay que resaltar, sin embargo, el hecho de que éste “fósil etiológico-teológico” permanece allí incrustado en el texto, sin haber permeado otras partes. Sólo hay una alusión más o menos directa, pero ya miles de años después, donde no es posible conectarlos ni cultural ni teológicamente, a menos que nos afiliemos a las teoría de los Testigos de Jehová de la “uniformidad”.

Y a lo que hago referencia es al texto de Judas 6 que alude al libro apocrifo de Henoc, que para nada menciona sexo con mujeres, sólo dice que no guardaron su puesto original.en Judas 6. lo que refleja que no hay una conexión directa con los los gigantes.

Ante la imposibilidad de atribuir deseos sexuales a los ángeles, lo cual es capital para situarnos en la vía correcta, los Padres de la Iglesia, interpretaron que “hijos de los elohim”, se refiere más bien a los descendientes de la raza de Set. claro que la alusión velada al libro de Henoc y sus fabulosos cruces genéticos, no puede ser eliminada, pero tampoco es en su crudeza, la enseñanza del breve escrito atribuido a Judas.

Dejado en claro que Judas aunque aluda veladamente a Henoc, no afirma categóricamente nada sobre deseos sexuales de divinidades menores, o para nosotros ángeles, vemos que en realidad no se puede establecer esa relación en forma incuestionable. Debemos sin embargo, hacernos preguntas desde otros ángulos de la ciencia.

Si adoptamos una interpretación literalista: ¿qué evidencias hay de estos gigantes? respondo de paso: si parece haber restos de existencias fósiles, de homínidos o al menos primates, de contextura superior a la normal (dos metros) ¿qué tan altos, referentes a su estatura media actual serían? no hay nada en el relato del Génesis que deje siquiera la posibilidad de especular.

Las otras posibles referencias: los refaim, y los anaquim, con el rey de Basán Og, a la cabeza, no permite relacionarlos con los otros gigantes o nefilim; es que si nos atenemos en forma estricta al texto del Génesis, no se dice en él, que esos “gigantes” sean el producto de la unión de los elohím con las mujeres. Prestemos atención al verso 4, donde con toda claridad, dice que ya esos gigantes habitaban en el planeta antes y después. Siguiendo esta línea exegética, admitiendo que los nefilim, son el producto de esas “uniones híbridas” implicaría que ellos, logran burlar la orden de YHWH, al sobrevivir al diluvio, sin necesidad de entrar en el arca.

Así las cosas, solo nos queda por concluír, que ni Og, ni ninguno de los refaitas eran nefilím, y que si llegaron a existir seres humanos de estatura mayor a la máxima que se ha constatado en tiempos recientes, serían casos “teratológicos” = fenómenos, y serían todos inválidos o como diríamos hoy “discapacitados”, como se ha visto.

Que se hayan encontrado cráneos de grandes dimensiones, molares o aún huellas plantares excepcionalmente grandes, recordemos de paso el nombre de “patagonia” dado por los españoles a las tierras australes al ver las huellas de los nativos, a quienes llamaron “patagones” y no por ello eran gigantes o “nefilim”, esto indica en manera alguna que se tratase de seres mitológicos. Queda pues mejor la interpretación tradicional: los hijos de Set, se mezclaron con los descendientes de Caín (sin indicar dónde encontró Caín su esposa, en la tierra de Nod, al oriente del Edén,) ¿sería que esa tierra misteriosa estaba habitada por extraterrestres, gigantes y ogros? que le pegunten mejor a los empleados de Disney World, que son expertos en sacar a la luz, seres raros; en cuanto a los Hijos de Dios, no parecían ser extraterrestres, sino simples adoradores de YHWH.


[*] Génesis 6:4 “Por aquel entonces había gigantes en la tierra, y también los hubo después que los hijos de Dios se unieran a las hijas de los hombres y ellas les dieran hijos. Estos son los famosos héroes de antaño”. Biblia de América, editada por La Casa de la Biblia en 1994 y coeditada por: Atenas, PPC, Sígueme y Verbo Divino.
[†] Deuteronomio 3:11 “Og, rey de Basán, era el último superviviente de la raza de los gigantes. En Rabba, ciudad de los amonitas, se muestra su cama de hierro la cual tiene cuatro metros cincuenta de largo y dos de ancho” Biblia Latinoamérica, edición revisada 2002, coeditada por: San Pablo y editorial Verbo Divino.
[‡] Véase Salmo 82:6, Oseas 1:10b
Advertisements

About Jhon Lemos

Soy un Colombiano que estudia en los Estados Unidos. Además, cuento con formación en teología. Es por ello, que me gustan los temas religiosos, especialmente lo concerniente al campo de la apologética católica. Me gusta compartir y conocer puntos de vista con relación al fenómeno religioso global, invitando a una sana discusión; al análisis y la reflexión. Espero que mi blog (www.jhonlemos.com/) le resulte entretenido y de utilidad. Se debe comprender que en temas religiosos existen muchas posturas, pero pueden existir otros argumentos, soluciones o propuestas diferentes a las que yo planteo. Sí le gustan mis ideas; no dude en citarlas; pero si las cita, por favor, dígale al lector de dónde las sacó, para que más personas puedan venir a pensar conmigo o a criticarme.
This entry was posted in Testigos de Jehová and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

One Response to Los Hijos de Dios vs los Hijos de los Hombres

  1. Anónimo says:

    eres un malvado

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s